sábado, 1 de septiembre de 2018

Capilla Buffo: Nieve por Juan J. Suarez

Entre los más destacados amigos de Guido Buffo, podemos mencionar al Padre Juan J. Suarez, autor entre otros, de libros de aprendizaje para tercer y quinto grados de primaria.
Sus encuentros con la obra de Don Guido, especialmente en la Capilla o Templo que construyó en el paraje de Villa Leonor de Los Quebrachitos y sus tertulias que llevaban a cabo en la casa de los Padres Salesianos o en la Imprenta de los mismos en pleno centro de la ciudad de Córdoba generó una serie de inspiraciones en el Padre Suarez, que lo llevaron a escribir  poemas sobre la obra de Buffo.
Hoy primero de setiembre del año 2018 se ha producido una nevada en la zona y de eso precisamente trata este poema, escrito por su amigo Suarez: "Nieve"...
Amplia información en el libro: "Guido Buffo y el Templo del Péndulo".

Junto a los poemas "Luz" y "Vida" forman un triptico obsequiado a Guido Buffo por J.J.Suarez

                                           Nevada 01/09/2018

lunes, 20 de agosto de 2018

Los descubrimientos de Buffo eran para un Premio Nobel


Guido Buffo habla acerca de sus descubrimientos publicados en el desaparecido periódico “Los Principios” sobre la inconstancia de la rotación pendular en 1948 siendo corroboradas en Francia por Maurice Allais entre 1954 y 1958.
Aquí, en Córdoba, Argentina y en el Observatorio Tripendular de Villa Leonor en Unquillo es donde se demostró por primera vez y para todo el mundo este importante descubrimiento.
El otro descubrimiento, de una relevancia mucho más grande fue realizado también por Guido Buffo y en la misma Estación, también mediante el empleo de péndulos de Foucault combinados con Kinesímetros Azimutales Pendulares, y se trata, de que actúan como detectores de perturbaciones terrestres subcorticales, que pueden ser captadas con varias horas de anticipación a que se produzca un terremoto.
Estos descubrimientos publicados además en monografías de carácter científico – informativo fueron compartidas por el autor a la Academia de Ciencia de Francia, al Observatorio Geofísico de Trieste en Italia, y a los E.E.U.U. desde donde vino una comitiva interesada en los resultados obtenidos ya que además detectaba con precisión todas las pruebas atómicas realizadas en cualquier punto del planeta ya sea por los Estados Unidos o la ex Unión Soviética en plena guerra fría.
Desafortunadamente en el año 1958 se producen actos vandálicos en la propiedad de Guido Buffo, coincidiendo con la llegada de la comitiva de norteamericanos desparece la mayor parte de la investigación de su propiedad.
Y es en el mismo año 1958, pero pocos meses antes de este suceso, que Guido Buffo se pone en contacto con el Instituto Nobel y la Academia de Ciencias de Suecia para transmitir sus descubrimientos.
Descubrimientos que cualquier ser humano sensato pensaría que si se hubiera continuado con sus investigaciones la pregunta viene al caso:
¿De haberse preanunciado todos los sismos desde 1958 a la fecha cuántas vidas humanas se hubieran salvado a lo largo y a lo ancho del planeta Tierra? Y si, afirmativamente podemos decir que este descubrimiento habría sido para un Premio Nobel.
¿Fueron sus investigaciones continuadas por los E.E.U.U. y posteriormente utilizadas en el conocido proyecto HAARP?
Hace poco. El físico de renombre mundial Michio Kaku ha realizado declaraciones responsabilizando al Proyecto HAARP de que es capaz de provocar terremotos y desastres naturales y puede ser utilizado como un arma.
Los sismos han ocurrido a lo largo de la historia de la humanidad, pero y si en estos momentos tecnológicamente pueden ser provocados estratégicamente en beneficio de intereses particulares: ¿cuáles podrían clasificarse como naturales o de la tierra misma y cuáles artificiales o provocados por el hombre?
Sólo se puede añadir que la lucha de un hombre solo con un descubrimiento trascendental para la humanidad fue silenciado y ocultado.
¿Quién sustrajo de la Capilla de Villa Leonor los tres Kinesímetros Azimutales Pendulares inventados por Guido Buffo?
¿Quiénes se llevaron la innumerable cantidad de cajas conteniendo un voluminoso archivo manuscrito y fotográfico de todas las detecciones realizadas por Guido Buffo?
Queda la duda planteada…
Amplia información en el libro: ”Guido Buffo y el Templo de la Transformación”


Primeros contactos con el Consulado de Suecia


https://www.youtube.com/watch?v=lAq3AxYKjO8&t=8s



jueves, 26 de julio de 2018

Estación Astrofísica en las Sierras Chicas

ESTACION ASTROFISICA EN   LAS SIERRAS CHICAS
Re - instalación  del Observatorio en Villa Leonor
Inspirados por Guido Buffo
 
      Ingresar a la “Estación geofísica tripendular” montada en el interior donde  de la Capilla Buffo - Allende es  una articulación de áreas  de estudios que se entrelazan entre sí  en un cúmulo de conocimientos que desbordan la complejidad del entendimiento humano ya que hay una filosofía integral desde el macro al microcosmos tal cual lo dejó plasmado en la Pared del Intelecto que  quedó inconclusa por su autor, pero que insta a continuar  investigando. Astronomía y Geofísica,  Universo y  Nuestro Planeta: la Tierra.
La historia se escribe por pioneros y el entusiasmo de quienes visualizan los proyectos y apoyan a hacerlos realidad. Sin la conjunción de estos seres  no se producen las obras.
El proyecto del Observatorio de la Provincia de Córdoba  fue liderado por  Benjamín Guold y la voluntad política del presidente Sarmiento, sus capacidades desarrollaron los cimientos de la  herencia científica-tecnológica de nuestra Provincia.
Para incentivar  hoy a la Re instalación del Observatorio en  Villa Leonor, Cabana, Unquillo, departamento Colón de la Provincia de Córdoba; nos remontaremos a 1910  intentando  vislumbrar  el futuro  sin ignorar los orígenes ya que aficionados  en astronomía  como Guido Buffo y  su amigo Martin Gil  iluminan la evolución de los acontecimientos actuales.
Al llegar a Córdoba  Guido Buffo  conoce a  Martin Gil, un profesional  inquietante de una familia intelectual;  ejercía  la abogacía, era escritor y  participaba en actividades  políticas. Tenía  una especial afición por la astronomía y la meteorología, actuó a principios del siglo XX tanto en Córdoba como en Buenos Aires. Recomendamos  leer  para  profundizar  su actuación  “MARTIN GIL   un divulgador de la astronomía 2009“ por Santiago Paolantonio  www.historiadelaastronomia.wordpress.com. Guido  Y Martin  se hacen amigos,  así es que pasaban noches observando el cielo de Córdoba desde el pequeño  Observatorio que él tenía instalado en su vivienda.
En la década de los años cuarenta, en el siglo pasado,   Guido Buffo en la construcción de la Turris Eleonórica  instala un Observatorio Móvil, con un telescopio que le prestaba el  Observatorio Astronómico de Córdoba, a través de su también amigo, el Director del mismo, Enrique Gaviola. La Turris  tiene diferente información  en cuanto al reloj solar, calendario maya,  marcaciones del meridiano, datos  que mantenían relación en cuanto a la  construcción arquitectónica de la Capilla que a su vez  tiene plasmado la ubicación de los planetas y las estrellas de acuerdo a los cálculos  y estudios realizados por Buffo tal cual la noche que fallece su única hija  Eleonora  Vendramina Buffo Allende y  que  de acuerdo a su relato queda grabada esta  imagen  en su retina antes de partir. Ingresando a la Capilla Buffo un cúmulo de  nubes  nos  insertan al cielo tal cual estaba el 6 de setiembre a las 5:15 horas en Castelar,  Provincia de Buenos Aires. 
Algunos bocetos y tres fotos  son los  documentos patrimoniales  tangibles que quedan en la  Casa Museo, pero  allí están las huellas   que nos instan  a  forjar este proyecto  desde la  Fundación Guido Buffo: Ciencia, educación y arte www.fundacionguidobuffo.org;   que  con titánico esfuerzo instan a  construir las columnas de   Innovación y Ciencia   a través de dos proyectos concretos  “Sistema de 3 Péndulos”  en la Estación Geofísca  Tripendular  y  “El Observatorio en Villa Leonor ”  como Estación  Astrofísica  en las  Sierras Chicas.   
 Avalan estos proyectos el  Instituto de Astronomía Teórica y experimental IATE, CONICET – UNC, El Ministerio de Ciencia y Tecnología, La Municipalidad de Unquillo, el Ministerio de Desarrollo Social y continuamos gestionando apoyo  ya que el beneficio para la comunidad local y en general  puede ser superado en valiosos aportes de estudio, sumado al turismo que apareja  este  espacio, inversión económica  que será insignificante  al lado de la trascendencia  y legado generacional.
Bibliografía:
“Guido Buffo y el Templo del Péndulo”
“El Manuscrito de los sueños”
“Guido Buffo y el Templo de la Transformación” 


Turris Eleonórica - Meridiano de Observatorio 




Imágenes pertenecientes al Archivo de la Casa Museo Guido Buffo

                   

sábado, 2 de junio de 2018

Leonor Allende de Buffo por Guido Buffo



Fisonomía de la mujer que inspiró a Guido Buffo: Leonor Allende de Buffo

Publicado en el libro de ella “El Misterio de Ur” por Guido Buffo:

«Leonor, no acostumbraba llevar joyas a pesar de apreciar su belleza como así el valor sentimental de los recuerdos íntimos que representaban. Tampoco ambicionaba vestidos de telas exclusivamente lujosas, procurando tan sólo que los distinguiera un particular buen gusto y que concordaran bien con su personalidad. La sencillez con que sabía ataviarse, daba a su esbelta figura el clásico y elegante aspecto de una viviente Tanagra de proporciones naturales. No ponía ninguna afectación en sus modales que eran discretísimos por naturaleza. Y su aire de distinción completado por una clara inteligencia y un natural recato que le daba un particular encanto
Le gustaba la política, pero sin actuar directamente en ella. Bastábale observar los fenómenos sociales, la conducta de los hombres públicos y de los Partidos, para extraer la esencia de cuanto lograba medir y juzgar por su propio criterio y compararlo todo influenciada por las ideas filosóficas y políticas de los más preclaros hombres de la antigüedad y modernos, de Oriente y Occidente.
El producto de sus reflexiones solía comunicarlo con sincera franqueza durante sus amigables pláticas espirituales, a los hombres que actuando en política, consideraba dotados de condiciones que los hiciera acreedores de su particular estima, siéndole indiferente el que pertenecieran a uno u otro partido, pues lo único que la impulsaba era el ejercicio del bien por el bien mismo.
Ella solía estar y conducirse por encima de todo prejuicio. Pero no hacía concesión de ninguna índole en lo referente a la propia conducta.
No es extraño que alguno de sus contemporáneos que la hayan tratado personalmente digan: «Era una gran compañera, sencilla, franca, liberalísima, independiente»; y que otros digan a sí mismo: «Era reservada, altiva, batalladora, difícil de tratar pues no concedía tregua en el análisis de hechos y cosas que daban motivo a discusiones filosóficas, artísticas o políticas». Es que era incapaz de pasar por alto las debilidades o los impulsos que no respondieran a ideales y propósitos que no estuviesen muy por encima de toda vulgaridad...


Homenaje a Leonor Allende de Buffo: Primera periodista actuante en Córdoba


Fielmente hemos transcripto el contenido de dos diarios a bien del lector. Extracto del libro “Guido Buffo y el Templo del Péndulo de Karina Rodriguez y Gustavo Diaz.

«HA MUERTO HOY UNA ESCRITORA QUE NACIO EN CORDOBA»

Doña Leonor Allende, periodista, falleció esta mañana. Una gran inteligencia. En la mañana de hoy ha fallecido doña Leonor Allende de Buffo.
Desaparece con ella la más interesante, acaso la única personalidad de escritora que haya producido Córdoba. La tenaz dolencia que minaba su organismo, la alejó en los últimos años de las tareas literarias, que fueron el motivo de su consagración durante mucho tiempo y en las que obtuvo legítimos triunfos. Cuando un concepto social estrecho relegaba a la mujer a la vida del hogar Leonor Allende, consciente de su valer y con un concepto superior a la platitud del medio, se dedicó al periodismo y pertenecía a la redacción de los principales diarios cordobeses. Dueña de una inteligencia viva y ágil, de un temperamento enriquecido por la cultura y de brillantes condiciones de escritora ganó pronto un prestigio que atrajo para su producción y su nombre, la simpatía pública. Su casamiento con el pintor Guido Buffo la alejó de Córdoba. Esposa y madre ejemplar, las obligaciones afectivas no extinguieron su amor a las letras. En Rosario primero y en Buenos Aires después, siguió colaborando en diarios y revistas, a la vez que mantenía vinculaciones en los mejores círculos intelectuales.
Escribió una novela Flavio Solari, que mereció la acogida auspiciosa de la crítica. Excelente escritora y gran mujer, la noticia de su muerte causará a cuantos la conocieron o leyeron sus páginas, la congoja que produce la desaparición de un noble y armonioso espíritu».
(Diario Córdoba, 24 de marzo de 1931).

LEONOR ALLENDE DE BUFFO

Escritora y periodista

«En este día recordaremos a una de nuestras personalidades femeninas más vigorosas». Tenía predilección por las más altas especulaciones del espíritu, cuya atracción la seducía.
«Hoy se cumple el primer aniversario de la muerte de Leonor Allende de Buffo, la más interesante y completa, acaso la única personalidad notable de escritora que haya producido Córdoba.
Tal afirmación, tendiente a señalar la jerarquía que le corresponde en el medio donde nació y ejerció principalmente sus actividades literarias, no importa reducir a una mera cotización local el valor y el alcance de su obra. El nombre de Leonor Allende merece puesto de honor en el elenco femenino de las letras nacionales, en noble competencia con los mejor calificados. Raro y vigoroso temperamento de artista y de mujer, para encontrarle pares en nuestro país hay que remontarse a Juana Manuela Gorriti o tener presente la figura sugestiva de Raquel Camaña, con la que ofrece numerosos puntos de similitud y de contacto. Díjose de ésta, en efecto, que nadie sentía más hondamente como mujer ni pensaba menos con los prejuicios comunes a las mujeres. El concepto puede aplicarse sin vacilaciones a Leonor Allende, cuya existencia y cuya producción intelectual realizan ese dualismo indispensable, como una imposición de la naturaleza, para la vitalidad de toda obra de escritora.

AUTODIDACTA: Autodidacta extraordinaria, plasmó su mentalidad al margen de la sugestión de maestros y consejeros. Todo lo que sabía lo sabía por sí misma. Al hablar y al escribir expresaba ideas y juicios propios, con frecuencia originalísimos y de una enjundia medulosa y vivaz. Su sólida ilustración fue fruto exclusivo de su voluntad servida por una vocación profunda y un vehemente deseo de salvar con entereza las encrucijadas morales y materiales de la vida, en el afán de hacerla a ésta bella y consoladora. Espíritu curioso, infatigable, ávido de investigación y de dominio, espigaba en todos los campos de la cultura y el arte con una gran probidad y una sorprendente virtud de asimilación. Siempre seducida por las más altas especulaciones, sentía la atracción de los asuntos filosóficos y gustábale sondear los misterios de la prehistoria, esclarecer el genio de las religiones.
Por eso se la veía con frecuencia disertar sobre temas nada comunes en labios femeninos, sin petulancia ni ligereza, con la seguridad y ponderación que
solo confieren «il lungo studio e il largo amore».
En los últimos años, los problemas sociales, políticos y económicos engendrados por la guerra, despertaron su interés agudo y penetrante. Se aproximó a ellos con su seriedad habitual, tratando de interpretarlos y descubrir las nuevas directivas humanas. Su copioso epistolario registra al respecto observaciones admirables, reveladoras de una positiva aptitud para establecer el sentido de los acontecimientos y sus ramificaciones.
Su niñez había disfrutado, en pródiga abundancia, de todos los halagos que proporciona la fortuna. Jamás los echó de menos. Tenían ellos en su recuerdo silencioso ese valor de sueño que representa para los espíritus fuertes la evocación de la infancia irremediablemente desvanecida. Lo que hizo sus delicias de niña, no colmaba sus anhelos de mujer. Porque la riqueza real estaba en el oro purísimo de su temperamento; y así pudo encontrarse a sí misma y sentirse gananciosa al cambiar aquellos halagos frívolos por el goce moral que produce la propia vida dueña de una personalidad y de un destino.

COMO ERA ELLA: Cuando un concepto social estrecho y absurdo relegaba la acción de la mujer a los lindes del hogar, y aun se miraba con recelo la concurrencia a las escuelas normales, Leonor Allende sobrepasó todos los prejuicios y en un solo gesto impuso los derechos de su inteligencia.
Había leído mucho, pensado más y sabíase capaz de escribir. Su afición literaria manifestábase en páginas inéditas. Quería y tenía necesidad de trabajar. ¿En qué? La respuesta huelga: en lo que mejor se adecuaba a su capacidad y sus gustos. Fue la primera mujer que en Córdoba ejerció el periodismo —el periodismo activo y militante, con diarias obligaciones y con sueldo fijo... aunque a veces nominal por imperio de las circunstancias.
La vieja ciudad meticulosa y desconfiada, ahíta de dogmas y anatemas, no salía de su asombro. Apenas si recordaba —fuera del santo heroísmo de sus fundadoras de conventos, doña Leonor de Tejeda, doña Saturnina Rodríguez y otras— la hazaña de María Eugenia Echenique, quien había mandado desde su casa artículos que publicó El Eco de Córdoba. Pero bien pronto debió rendirse la ciudad, ante la evidencia que doblaba triunfalmente a todos los temores: Leonor Allende seguía siendo la «señorita» bien conocida, digna a justo título del respeto y el afecto unánimes.
El suyo fue el triunfo de una mujer sobre un espíritu colectivo con arraigos de siglo. Inicióse en La Libertad, en los días inolvidables de la dirección de Pedro N. Arias. Pasó luego a La Voz del Interior y posteriormente colaboró con algunas alternativas en Justicia y La Verdad.
Nos parece verla —la estamos viendo— llegar a la redacción cada tarde, con el paso lento, el vestido sencillo y desprovisto de toda gala, sonriente sin afectación y sin coquetería. Hacíase querer como compañera y hacíase respetar como mujer, todo dentro de una espontaneidad simpática que era irradiación incontenible de su ser moral.
Llenaba fácilmente las cuartillas con su letra menuda y prieta. Escribía sobre diversos tópicos, más allá de la «crónica»: notas bibliográficas, comentarios sobre exposiciones y conciertos, críticas teatrales, sueltos de actualidad. Y cumplida la obligación del día, se incorporaba a la tertulia típica de la casa, en cuyo animado desorden ponía la nota amable de su discreción y gentileza.

SU PRODUCCION: El nombre de Leonor Allende se hizo familiar a los lectores de todo el país. Su frecuente colaboración en diarios y revistas de Buenos Aires, mereció el elogio de maestros como Groussac, Rodríguez Larreta y Correa Luna.
En 1907 publicó su primer libro, Flavio Solari, y en 1912, el segundo Don Juan Ramón Zevallos. Son dos novelas de distinto carácter, pero igualmente reveladoras del talento literario de Leonor y de su destreza para el análisis psicológico. El estilo es claro, limpio, insinuante, de una flexibilidad suelta en los giros y de una austera sobriedad en las imágenes.
Las palabras tienen por sí solas fuerza y colorido. Sin embargo, ensayos dispersos en diferentes publicaciones, guardan, a nuestro juicio, los más hermosos valores de su producción: como asimismo sus cartas, que reunidas en volumen nos brindarían un libro sin igual en su género dentro de la literatura argentina. Sabemos que a esta tarea se encuentra consagrado con fervor el que fuera su gran compañero; y es de desear que ella sea facilitada por quienes mantuvieron correspondencia epistolar con la escritora.

ESPOSA Y MADRE: Y llegamos a su última página, sin duda la más bella y sugerente, porque probó cómo era cierto que la actividad intelectual no había secado en Leonor Allende la fuente inagotable de su corazón de mujer.
Su matrimonio con don Guido Buffo —artista y educador de reales méritos— la convirtió en señora de un hogar de ejemplarísimas virtudes; y el nacimiento de su única hija —considerada a justo título por ella, su mejor obra— creó a su conciencia de madre, obligaciones sagradas. Púsose en todo lo que ella era —espíritu y carne— a educar y perfeccionar aquel fruto de su carne en el que quería renovar y magnificar su propio luminoso espíritu.
Desde entonces sólo escribía para agradar a su marido y a su hija. «Un triple tesoro querría para ti», lleva por título un cuaderno íntimo en el que anotaba episodios y reflexiones relacionados con la pequeña Leonor.
Sirvan estas hojas de sincero homenaje a la memoria de la culta escritora, de la compañera gentil y delicada —de la señora Leonor, de la señora de Buffo— que supo conciliar en su personalidad estos dones, cada uno de los cuales puede ennoblecer una vida: el talento, la discreción y la ternura.»
(Diario La Voz del Interior, 24 de marzo de 1932).


viernes, 9 de febrero de 2018

Teatrino Griego III


Te contamos diferentes voces porque aquí todos son escuchados…

Paula Suprarregui relata que cuando conoció la Capilla Buffo en octubre del año 2013, la guía llamada Gabriela en un momento cuenta que allí había hecho un Teatrino, entonces le pidió que por favor le mostrara el lugar. Sólo se veían claramente los eucaliptus que daban forma al Teatrino y miles de florcitas de colores que lo tapaban completamente, lo que imaginaba eran las gradas y el escenario por algunas piedras dispersas. Entonces le dije: - Pero esto hay que recuperarlo!
Dos años después, en el 2015, convocó a actores y actrices y les propuso investigar a Buffo para crear una obra y recuperar el Teatrino. Leyeron “Guido Buffo y el Templo del Péndulo”; “El Manuscrito de los sueños”; y “Guido Buffo y el Templo de la Transformación”, y luego de un hermoso proceso creativo nace la obra “Soñar Buffo”, realizando en paralelo una reflexión sobre los sueños personales  los de Buffo.
En uno de los ensayos, recordó de golpe, un sueño muy fuerte que había tenido dos años atrás: “Soñaba que caminaba por un bosque de altos árboles y alguien me tomaba de una mano y me llevaba a una especie de cueva, sus paredes hechas de piedras que sabía en ese momento eran muy antiguas, al final de ese túnel – pasillo, se abría un escenario (claramente yo entraba directamente al escenario) y en él se encontraba un hombre mayor de cabellos blancos dando una conferencia a jóvenes sentados en las gradas. El profesor me miró y me dijo: - El teatro no es la literatura, es metafísica”.
Así relata una espectadora ubicada en las ruinas del Teatrino mientras se representaba la obra: “Desde el museo de la Capilla Buffo, uno debe dejarse caer en la pendiente de los sentidos. Los pájaros se amontonan y se alborotan como llamando a los presentes a no perderse lo que viene, el río suena contra las piedras, las ramas y las hojas no tienen más opción que quebrarse dejando subir el aroma a eucalipto, ante los pies de un público que se acerca entre curioso y temeroso y busca desempolvar la porosidad de una piedra expectante en la platea y sentarse a esperar que se abra ese telón imaginario. El marco, los árboles, las sierras y la luz de la tarde le ponen escenario a una invitación a abrir la puerta de la percepción, una puerta que más allá de lo onírico, se puede ver, se puede oír al ser golpeada”…
Este proyecto de reconstrucción del Teatrino griego es un grito a la vida, es renacimiento y esperanza. Es poder, porque transforma, moviliza, tiene un espíritu y profundidad. Interrelaciona diferentes áreas culturales: artísticas, pedagógicas, científicas, ecológicas, de pensamiento saludable, de igualdad y solidaridad, de interculturalidad, de comunicación abierta, de historia, experiencias, inmerso en la Madre Naturaleza y rodeado de conocimientos y valores dispuestos en el entorno que plasmó su creador en cada obra.
Desde la Fundación nacida en el año 2016, cada una de etas piedras representarán el amor y la energía con que ésta se está gestando, para edificar una evocación / invocación de lo que se quiere aportar en este espacio abierto como fuente de reflexión, profundización y autodesarrollo.
Desde el ciudadano, representa una transformación social ya que renueva las esperanzas de sentir que aún es posible recuperar el legado del artista y maestro ítalo – argentino Guido Buffo; que somos capaces de recibir como Nación…a la que él dice donó todos sus bienes con el deseo de satisfacer con ella una deuda de gratitud indefinible y hondamente sentida, llamándola tierra digna y merecedora de ser amada con lealtad máxima e íntima cordura, con el mejor de su espíritu y con lo mejor de sus acciones. Hoy es tiempo de reivindicar estos valores de generosidad y otros tantos que supo dejar en cada una de sus obras.
Queremos reconstruir el Teatrino donde la naturaleza reina; en este espacio abierto se forma el escenario perfecto, el arroyo como telón de fondo y el cielo como una ventana al infinito Universo. Con el canto de las aves, el susurrar del viento, el aroma de los eucaliptus, siendo un sitio para despertar los sentidos y volver a encontrarnos donde los gigantescos árboles de hoy, centinelas de su entorno fueron por aquel entonces plantados estratégicamente por los ancestros para decorar de manera natural el hemiciclo del recinto.
Contribuir a este proyecto es un impulso al arte. “Que el arte se coloque entre los primeros en esta cruzada noble y generosa reclamada por el corazón de todos y que se coloque en el lugar de los grandes jefes y que actúe como los grandes conductores que nunca van sumisos donde los vientos tormentosos quieran arrastrarlos, sino que se plantan bien erguidos, con la cara frente a la tormenta prontos a reiniciar l marcha hacia delante, seguros y confiados en sus propios ideales de triunfo y con fe absoluta en su propia fuerza!  Guido Buffo.
Una vez finalizado el Teatrino griego, se realizarán en él, eventos culturales, comunitarios y sociales con un beneficio múltiple porque al mismo tiempo que, con los conciertos y conferencias o espectáculos, los incipientes artistas y escritores concederían un poco de arte en el ambiente de Villa Leonor, tendrían la oportunidad de hacer conocer sus dotes y su particular cultura, en un medio visitado por público en general, turistas y contingentes que tienen su estadía en el Parque Estudiantil de Montaña, constituido por personas provenientes de todos los ambientes de la Patria.



Pueden donar  a Fundación  Guido Buffo: Ciencia, Educación y Arte
 Banco Santander Río  Sucursal  N° 216. Córdoba / Argentina
Cuenta corriente  N° 12075/7  CBU   0720216420000001207572
Cualquier inquietud comunicarse al Facebook Fundación Guido Buffo
Agradecemos  difusión y promoción en medios de  comunicación  
(radio, tv, revistas, diarios, etc.)

Teatrino Planta Acotada relevamiento realizado por:
las Arquitectas Paola e Ivanna Alvarez



miércoles, 7 de febrero de 2018

Teatrino Griego II


Te contamos sobre el Teatrino...

   Para algunos   este espacio representa  el chacra del corazón,  y  debemos  activarlo: Quienes comprenden lo que significa entenderán porqué fue el primer proyecto comunal – social que  nos  propusimos  hacer.  La Fundación Guido Buffo  te invita a ser parte de este voluntariado, a permitirte  sentir el Amor que  reina en este  Legado: patrimonio cultural y natural, donde  equilibradamente podemos interactuar.

    La Fundación “Guido Buffo: Ciencia, Educación y Arte” está compuesto por personas que intentan rescatar el legado de Guido Buffo de diferentes  maneras: publicación de investigaciones de libros, proyectos educativos, representaciones teatrales, donativos, emprendimientos de restauración, documentales. Responde al llamado de una fuerza interior que insta por que se cumpla su voluntad de donación para con la Nación Argentina y como ciudadanos queremos colaborar para que esto sea posible ya que es un patrimonio único en el mundo. Estamos unidos por este vínculo infinito, con la ilusión de que encontraremos soluciones a las dificultades experimentadas, buscamos apoyo, realizando acuerdos, trabajando paralelo a nuestras profesiones, vínculos, aportando tiempo, capacitándonos, investigando, leyendo, aprendiendo, intentando sumar voluntades...siempre teniendo como premisa nuestra visión, misión y valor junto a las palabras del Maestro Buffo: “Por más que los caminos sean arduos los caminos a recorrer, el sacrificio no es vano, es hermoso haber adquirido a base del propio esfuerzo nuevos conocimientos y experiencias”. Nos disponemos a enfrentar nuevos desafíos motivados por un espíritu inquieto, generoso, aventurero  y amoroso;  aprendiendo del pasado para disfrutar de un mejor presente. Amamos  este  legado porque lo conocemos profundamente en historia, obra y esencia.  Dijo Guido Buffo: “Inspirado por el afecto paterno más puro y desinteresado, he decidido, que todo el valle; conjuntamente con lo que en él se halla edificado, lo obsequieré en memoria de Leonor; madre e hija, a la Nación Argentina a fin de que se preserve el Parque de Montaña de Villa Leonor, efectuándose dentro de este, actividades culturales, científicas e intelectuales.
La casa deseo sea un Museo – Biblioteca, la Turris Eleonórica una pinacoteca, la Capilla podrá utilizarse como un centro científico de investigaciones geofísicas y cubriré la montaña enteramente, y poco a poco, de bosques y senderos ecológicos”…
  En el año 2016  se presenta  un proyecto en “Punto  Cultura” para  reconstruir el teatrino  en su estado natural, el mismo no es seleccionado, no obstante  continuamos  intentando presentándolo en  un programa de Nación en conjunto con el Municipio de Unquillo en el año 2017 y  luego de correcciones, tras un año fue  aprobado comenzando en febrero del 2018 a llevarse a cabo… participaron para realizar este proyecto un equipo de personas y entre ellas las Arquitectas  Paola Alvarez desde Tarija e Ivanna  Alvarez de Santa Cruz de la Sierra de Bolivia; quienes vinieron para  hacer el relevamiento de los planos, necesarios para este y otros proyectos.


  Plano realizado por las Arquitectas Paola e Ivanna Alvarez



Pueden donar  a Fundación  Guido Buffo: Ciencia, Educación y Arte
 Banco Santander Río  Sucursal  N° 216. Córdoba / Argentina
Cuenta corriente  N° 12075/7  CBU   0720216420000001207572
Cualquier inquietud comunicarse al Facebook Fundación Guido Buffo
Agradecemos  difusión y promoción en medios de  comunicación  
(radio, tv, revistas, diarios, etc.)